Todos muy ciegos

Cuando ya llevábamos unas cuantas horas de fiesta el chico de gafas me sugirió que lo intentara con la del vestido rojo. Estaba claro que debíamos ir todos muy ciegos porque creo que nadie se percató que yo sólo tenía ojos para la de las pecas.

Anuncios