Deuteranomalía

Os juro que siempre pensé que el arcoiris estaba sobrevalorado. Cuando era pequeño lo pintaba con todos los colores de mi caja de Alpino, como todos mis compañeros, pero eso nunca se parecía a lo que veía. Yo veía un borrón de cuatro colores en el cielo.

Años después, cuando ya miras a las chicas de otra forma-aunque yo siempre fui de mirar a las chicas-alguna me dijo que tenía unos ojos muy bonitos. Con el tiempo aprendí que era la forma fácil de piropearme: “Que ojos tan bonitos tienes”. Pero nunca jamás pensé que tenía los ojos bonitos. Verdes, sin más. Solía decirme que era porque no me miro los ojos en el espejo.

Algo más mayor ya, con la edad suficiente como para querer dejar de mezclar el vino y pasar a beberlo en la copa adecuada, quise aprender a distinguir los caldos. Nunca aprendí mucho más que a disfrutar mientras los bebo, y que, me dijeran lo que me dijeran, el tinto era tinto, y los matices de color algo un poco snob, que lo importante era el sabor.

Pero no. Todo no.

Cerca de convertirme en sheriff de verdad, y no de la cocina, un tipo con bata blanca me dijo que donde yo veía un 21 había un 74.

Y adiós a ser sheriff.

Por eso el arcoiris era una tontería, los vinos todos iguales, y mis ojos…bueno, me creeré que son bonitos.

Ishihara_9

Anuncios