Kamikaze ciclista

Es intensa la sensación de velocidad subido en la bici, pedaleando solo por la calle en la madrugada el domingo, alcanzando velocidades de vértigo para las estrechitas ruedasde la montura. En ese momento pareces el rey de la calle, hasta que se te ata el cordón de la zapatilla al pedal, y por un momento te ves en el suelo, tirado y sin ayuda. Entonces aprendes que la intensidad que mola puede no salirte barata, y que cada vez que te encisques con la burra no podrás de dejar de pensar que el golpe puede ser majo.

Una vez me pasó lo mismo con el amor. La sensación de velocidad la disfruté como nunca me había pasado, pero el miedo a caerme me azotaba todas las noches al dormir. Y eso era tan bueno como malo.

Me caí claro.

Quizá ahora por eso ahora en la bici llevo lucecitas, y casco, y bandas reflectantes. Todavía soy un poco kamikaze pero ahora ando con cuidado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s