El perro

Él lo odia, pero si me porto bien me da de su comida, y eso que siempre se preocupa por que no me falte de nada. Me lleva de paseo a sus parques secretos y me mira mientras juego, aunque de vez en cuando parece que no está allí, se queda mirando al infinito, por eso le pego alguna que otra patada. Luego en casa me habla, aunque no le hago caso, y le muerdo la mano hasta que se cansa y me grita, mandándome a la cama. No debe importarle mucho porque luego al rato me deja acurrucarme con él en el sofá, y me agarra y me revuelve porque sabe que me encanta.

En ocasiones se despide y me deja solo, y cuando vuelve siempre me sonríe, y me basta menear la cola un poco para que me lleve a pasear al arenero ése al lado de casa. Me pone nervioso que se ponga en el columpio con el cacharrito que no para de toquetear y pitar, me parece que se va a caer y le agarro de los pies para que se baje. A veces creo que es un poco tonto. Cuando subimos a dormir me obliga a echarme en mi cama, pero cuando se queda dormido me subo con él, y siempre me da los buenos días.

Hoy ha vuelto papá y él se ha ido, no se cuándo va a volver. El decía que no, pero alguien le va a echar de menos.¡Guau!

apict2014-04-21_12-49-51-

 

pic_headphone_165 Hound dog– Elvis Presley

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s