Primavera

Parece que el tiempo se detiene, el aire es ligero y huele diferente, el sol, indeciso, no sabe si darle gas, y sus rayos calientan esta sangre harta de invierno sin llegar a quemarla. Un parque parece el mejor sitio donde estar en una jungla de asfalto como Madrid, donde lo más parecido a la playa es que el perro te lama los pies.

Cuando era niño, los viernes así eran para mis ojos como un partido de tenis entre la ventana y el reloj, esperando el toque de campana para salir del colegio, y buscar cualquier aventura de fin de semana, como encontrar un palacio persa en mi barrio. Eso es primavera.

Primavera son esos días en los que parece que no pasa nada, pero pasa de todo. En los que te sientas con la mirada perdida en la playa de tu perro pensando en lo lejos que podrías estar de allí, urdes el perfecto el plan de ataque con tus amigos o te la juegas a cara o cruz, apostando tu sonrisa, si vas a añorar los besos que no volverán o vas a buscar unos nuevos.

Hoy hace un buen día, y te sientes caballo ganador. El tiempo podrá detenerse, pero tu sólo pararás el día que dejes de sorprenderte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s