Hoy o cualquier día.

Nos encanta celebrar y poner días a las cosas. El día de la mujer ¿de verdad hacía falta?

¿Y qué día no es el día de la mujer? Me gusta pensar que soy de ese pequeño porcentaje que, además de ser daltónico, te deja pasar primero por la puerta-una sutil y elegante manera de quedar bien a la vez que os echamos un vistazo-le gusta pagar la cuenta si la cena ha sido divertida y te acerca a casa por la mañana aunque no tenga intención de repetir.

Un chaval deja de serlo el día que comprende que todas, absolutamente todas las mujeres, se la liarán el algún momento de su vida. No es algo malo, simplemente es así. Todas la mujeres sois perfectas cuando estamos enamorados y nos olvidamos de ese detalle, pero no importa, nosotros también tenemos lo nuestro. Y estamos dulcemente condenados a entendernos, porque os necesitamos tanto como nos necesitáis.

Así que me da igual que hoy sea el día de la mujer; no me hacen falta excusas para comprarle un ramo de flores a mi madre, ir a visitar a mi abuela o echar la tarde en las barquitas del retiro mientras te veo sonreír o te cuento las pecas. Cualquier día es el día de la mujer, y ese día también es el del hombre que está con ella.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s